Activos

Vitamina A en cosmética

vitamina-a-cosmetica

En los laboratorios de Glacée, como hemos explicado en numerosos artículos, empleamos principios activos avanzados para la formulación de nuestros cosméticos. Así, ingredientes tan vanguardistas como el factor de crecimiento epidérmico o los péptidos biomiméticos se encuentran presente en muchas de nuestras fórmulas profesionales. Pero en Glacée no nos olvidamos de principios activos más populares y conocidos a los que debemos grandes beneficios cosméticos. Uno de esos principios activos es la vitamina A.

Vitamina A cosmética

La vitamina A, también conocida como retinol, es uno de los micronutrientes esenciales para el organismo y una deficiencia puede provocar graves problemas en nuestra piel. Lo necesitamos. Por eso en la industria de la cosmética es tan ampliamente utilizado. Después de todo, nos proporciona múltiples beneficios a nuestra piel. Entre ellos, y grosso modo, su capacidad rejuvenecedora. Es uno de los máximos protagonistas del área de la cosmética antiedad. El uso cosmético de la vitamina A está enfocado principalmente a esto.

Y no es una simple cuestión de causa y efecto. La vitamina A es uno de los principios activos cosméticos más estudiados y sus resultados están demostrados científicamente como muy pocos otros principios activos. Es una garantía de efectividad. Esto refuerza aún más el uso de la vitamina A en cosmética, ya que uniéndola con otros principios activos podemos desarrollar fórmulas verdaderamente eficientes. En ese sentido, como marca de alta cosmética natural de referencia, en Glacée aprovechamos las bondades del retinol.

Vitamina A uso cosmético

¿Pero cuáles son esas bondades exactamente? Pues, en primer lugar, la vitamina A colabora en la formación del colágeno y del ácido hialurónico, dos moléculas esenciales para el estado de nuestra piel. En concreto, se encargan de proporcionar elasticidad, luminosidad y frescura a la misma, lo que tiene un gran impacto en la apariencia física de las personas. Además, el uso cosmético de la vitamina A también se orienta a prevenir la aparición de las arrugas y de las hiperpigmentaciones propias de la edad.

Aunque no solo eso. Otra de las principales razones por las que encontramos tan habitualmente la vitamina A en cosmética es por su bajísimo peso molecular. Esto permite al retinol profundizar mucho más y llegar a capas interiores de la piel, donde verdaderamente los efectos son más intensos. Para acabar, deben citarse otros beneficios de la vitamina A en cosmética como sus propiedades antioxidantes, sus propiedades para la hidratación o su capacidad para regular la producción de sebo. Un ingrediente clave.

Vitamina A en cosmética

En realidad, y para ser más precisos, los laboratorios especializados en cosmética no utilizamos vitamina A, sino un precursor inactivo de la misma. Esto es así porque el ácido retinoico de por sí puede resultar dañino para la piel, por lo que introducimos moléculas que fomentan la producción natural de vitamina A. Es así, de esa manera, como conseguimos aumentar la presencia de vitamina A en el organismo sin afectarlo. Como ya puedes imaginar, el uso cosmético de la vitamina A y del resto de ingredientes está muy medido.

Después de todo, tras cada principio activo empleado en la cosmética hay miles y miles de horas de estudio e investigación. También con la vitamina A. Un camino de arduo trabajo que, sin embargo, encuentra su gran recompensa cuando damos con ingredientes que realmente ayudan a las personas a cuidar su aspecto y piel como merecen. Sin duda, la vitamina A en cosmética supuso una revolución. Y, gracias a laboratorios como Glacée, que nunca paran de analizar e innovar, quedan muchas revoluciones más por llegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *